¡Se acabó la espera!

0
195
Foto: Ederik Palencia (@edopalencia)
Foto: Ederik Palencia (@edopalencia)
Foto: Ederik Palencia (@edopalencia)

Por Davir Rodríguez (@david5985).- Hoy inicia, tras cuatro largos años de espera, la Copa América Chile 2015. Durante este tiempo, sufrimos con nuestra selección alegrías, sí alegrías: ganar a Argentina (Cómo no emocionarse con recordar el gol de Amorebieta) y estar durante varias jornadas de pre mundial en puestos de acceso directo a Brasil 2014, y muchas decepciones como el no haber jugado el mundial. Tras ese golpe bajo, cambiamos nuestra piel Vinotinto con un nuevo diseño de camiseta para esta ocasión, muchos crecimos  tanto personal como deportivamente, otros nacieron, unos cuantos nos dejaron físicamente… y nuestra selección maduró. Pese a las críticas abundantes, pero lo ha logrado.

Nada más palpar la consagración de Vizcarrondo, Rosales, Rincón, Salomón y Mario Rondón, la explosión de Josef Martinez, y el ocaso, por ley de vida, del capitán Juan Arango, Franklin Lucena, César Gonzalez y, para destacar, la resurrección de Ronald Vargas (si las lesiones no le hubiesen maltratado…este pintaba para crack. Y si no, el ex capitán brasileño Lucio les habría dado una argumentada respuesta) hacen de la selección una razón para creer que las cosas se pueden lograr. Más de la mitad de nuestros jugadores, triunfan, unos con más continuidad que otros, en el futbol europeo!… ni en nuestros sueños más salvajes podríamos imaginar algo de semejante envergadura. Y todos, sí todos, en edad de plena madurez futbolística, de rendimiento inmediato, como diría Andoni Zubizarreta. Pero no todo es color de rosa, pues es inevitable preguntarse: Tras esta generación, ¿hay relevo de similar calidad y cantidad? El tiempo lo dirá.

Pero pese a esto, no hay razón para no creer. ¿En qué cabeza cabe no ganarle a Colombia? ¿Perú es tan peligroso? ¿Brasil gana con la inercia del peso de la camiseta?. A más de uno se le ha olvidado que, pese al indudable talento de estos tres países futboleros, son humanos. El domingo, ante los cafeteros, hay que salir a ganar.

Partido a partido. Hemos tenido el “hábito” de sacar cuentas y ecuaciones trigonométricas para lograr el objetivo, antes de entrar a un camerino. Si nuestros jugadores logran el cometido y que el santo este de nuestro lado (la suerte también cuenta), la actuación de 2011 quedara en anécdota al lado de lo que se puede lograr en pleno invierno austral. Más de uno dirá que es una utopía alcanzar lo de Argentina. Pero… ¿y si nos creemos que se puede?.

Redacción Deportes Venezuela
Síguenos en Twitter
@VDeportes