¿Se puede caer más bajo?

0
733
Foto: Ederik Palencia.

Por David Rodríguez @david5985- Venezuela, en casa, cayó ante Chile por 1-4. Ya todos los venezolanos lo sabemos. Que el entrenador Sanvicente se rehúse a ser grabado durante sus declaraciones, limitara a seis de miles de interrogantes que arroja una goleada encajada como local, es inaudito. Y hasta puede ser considerado como una falta de respeto hacia todos los seguidores de un deporte que da tantas esperanza como decepciones: el fútbol.

Perder ante Chile, es algo que “estaba en el presupuesto” y que fuese en casa era, estadísticamente, más que probable. Lo que no estaba en el plan era caer dando una terrible imagen. Ver llorar de frustración a Rosales en la grama resumió el desempeño criollo durante el partido. Si bien Venezuela jugó 45 minutos de buen nivel, arrancó ganando el partido con golazo tempranero de Otero, y aguantó un empate a un tanto hasta que… Seijas hizo lo impensado: dio un balón a Beausejour, quien con el puñal en la mano nunca dudó en clavarlo en el corazón de la Vinotinto.

Tras semejante horror, infantil por cierto, Chile desmoronó a su antojo a la fluorescente Venezuela. Alexis Sánchez (jugó e hizo de Venezuela un caos en media hora), Arturo Vidal y Mauricio Pinilla demostraron por qué son figuras del fútbol internacional. Los cambios de Peñaranda (por Juan Pablo Añor, el mejor de los criollos) y Richard Blanco por el destrozado, mentalmente, Seijas, fueron muestra del grado de improvisación por parte de Sanvicente ante las circunstancias.

¿Es posible que Venezuela se hunda más en la tabla de posiciones de la eliminatoria? ¿Sanvicente ha sido víctima de su propia soberbia? Pronto lo sabremos…

Redacción Deportes Venezuela
Síguenos en Twitter
@VDeportes