¿Qué aspirar con la Vinotinto de mayores para este 2017?

0
341
Foto: Ederik Palencia | Archivo

En el año 2015 Venezuela inició su transitar rumbo al mundial de Rusia 2018 con un nuevo cuerpo técnico encabezado por el profesor Noel Sanvicente. 

Por Alan Muro (@il_alan).- Desde el primer enfrentamiento de eliminatorias el 8 de octubre de hace dos años, donde Paraguay rompió la paridad sin goles sobre la hora, la Vinotinto empezó a sufrir su peor crisis futbolística en 15 años. Tres días después Brasil dio un pequeño paseo 3-1 dejando a los criollos en las dos fechas iniciales sin puntos.

Una goleada de escándalo 4-2 en La Paz y un descalabrado 1-3 ante Ecuador, dejó a los venezolanos con record de 0-4 para encarar el 2016. Era el momento de remar contra la corriente. 

Los criollos iniciaron el año con empate ante su similar de Perú 2-2 en Lima, posteriormente un baile chileno se vio en La Carolina de Barinas. 1-4 dejaba su huella los actuales campeones de América. 

Las próximas dos fechas dejaron saldo de un solo punto. 2-0 ante Colombia y un agridulce 2-2 frente Argentina en suelo nacional. Con ganas de seguir haciendo historia en Montevideo, Venezuela llegó esperanzada al Centenario, yéndose por la puerta de atrás con tres goles en el saco, sin ninguno a favor.

El Estadio Metropolitano de Mérida albergó ese esperado Venezuela – Brasil, donde un error garrafal de Dani Hernández dio la ventaja a los amarelos y posteriormente la victoria 0-2. El 10 de noviembre de 2016 el seleccionado nacional se lució ante el público monaguense propinando la goleada más abultada en su historia, y Bolivia fue su victima. 5-0 con triplete de Josef Martínez fue el resultado.

El año no cerró de tan buena manera. Derrota 3-0 en Quito, últimos de la tabla y tan solo cinco puntos alcanzados, restando solo seis fechas de tramite y un análisis táctico, técnico, futbolístico y sobretodo, psicológico. 

Preparación y DEBER en las pruebas REALES

El enfoque y la realidad de la prueba que debe realizar el director técnico Rafael Dudamel es fundamental si la Vinotinto aspira por primera vez pisar un magno evento de categoría mundial. Basarse simplemente en el papel o experimentos que duren 30-45 o 90 minutos serán muestras de estanque y cero avance. Estos seis partidos OFICIALES deben apuntar más allá de una repesca, una buena actuación o un al menos lo intentamos.

Los fanáticos vinotinto están cansados de esperar un destello individual o un chispazo a balón parado. Venezuela desea un cambio rotundo en la filosofía de juego y que en casa resurja el respeto que se iba ganando, pero que nunca se logró.

¿Debemos esperar victorias?

Por más negación que exista, siempre la victoria estará entre cejas, y más si en 45 minutos se olfatea un 0-0. La selección nacional está obligada a adquirir una dinámica de juego que cautive y reviva esa llama Vinotinto que una vez existió, a pesar de solo haber logrado un casi tercer lugar en esa Copa América 2011 en Argentina. 

La espera de victorias no descansará, pero el aprender a cosechar triunfos es el principal factor a lograr para el 2017.

Captación de talentos y fiebre juvenil

El Sudamericano Sub-20 a la vuelta de la esquina, cae como anillo al dedo en esa ansiada renovación que nunca se ha obtenido del todo. Talento de sobra existe en esos muchachos, y el cuerpo técnico es el encargado de lograr ese cometido. 

Es odioso y hasta osado comparar una selección femenina-juvenil con una oncena de jugadores que hacen vida en el extranjero y solo se reúnen cada cierto tiempo para representar a un país. No obstante, el único aspecto que se puede extraer de esas muchachas es el positivismo, las ganas y ‘voy a mí’ para encarar cada reto.

Apoyemos a la selección nacional en las buenas, en las malas y en las peores, porque no hay mal que dure 100 años o quizás que por bien no venga.

¡Este 2017 que sea de gol, de gol vinotinto y mucha alegría nacional!

Redacción Deportes Venezuela
Síguenos en Twitter
@VDeportes