#SDC2017: Águilas se clasificó a semifinales de la Serie del Caribe 2017

0
187
Prensa SDC

Prensa LVBP | El manager Lipso Nava hizo varios cambios en la alineación, esperando encontrar un revulsivo a la sequía ofensiva de las Águilas y lo consiguió.

Zulia disparó 15 imparables para derrotar 8 por 3 a los Alazanes de Granma y de esa manera clasificarse a las semifinales de la Serie del Caribe.

Freddy Galvis conectó tres hits, incluido un doble, que le sirvieron para remolcar dos carreras y anotar otras dos, en la paliza de los rapaces contra el club cubano, en el Estadio Tomateros.

El club marabino llegó al desafío con apenas una anotación en 14 entradas y un anémico promedio de .158 (19-3) en el torneo, con hombres en posición de anotar.

“Queríamos tratar de mover la mata, a ver si podíamos revolucionar algo en el orden y, gracias a Dios, se dieron los espacios para poder armar jugadas, correr y los resultados fueron obvios”, explicó Nava. “Fue un juego totalmente diferente al de anoche (contra Mexicali), cuando no pudimos conectar hits en los momentos importantes. Hoy fue otro día y los bates regresaron, anotamos todas esas carreras y le dimos un colchón a los lanzadores para que actuaran de manera más holgada”.

Ronny Cedeño regresó al lineup, como segundo bate, y aportó tres incogibles, pisó el plato una vez y produjo una rayita, mientras que el receptor Francisco Arcia hizo sonar la registradora una vez, con su único inatrapable de la noche, en sustitución de Jesús Flores.

El abridor antillano Freddy Álvarez apenas pudo completar un out y abandonó el montículo con las tres anotaciones que marcó Zulia en el primer episodio. El derecho abrió paso a los otros de seis tiradores que usó el manager Carlos Martí Santos.

“Cuando tus lanzadores no responden y no anotas carreras, es poco lo que puedes hacer”, se lamentó Martí Santos.

“Habíamos visto ciertas tendencia de sus lanzadores y las secuencias de pitcheos con las que trabajan”, reveló el estratega venezolano. “Durante el juego usamos un cronómetro, una gran herramienta en este juego, que nos permitió conocer cuánto hacían hasta el home en algunos pitcheos y eso nos permitió sacar ventaja”.

Wilfredo Boscán, que no se enfrentaba a bateadores en un juego real desde el 12 de enero, estuvo batallando contra la alineación del Granma y durante sus 4.1 tramos de labor sobre el montículo siempre tuvo corredores en las bases, algo que aprovechó el segunda base Carlos Benítez para sacarle la bola, con dos abordo, y empatar el partido 3-3 en el segundo.

Cedeño remolcó la diferencia, con sencillo en el cuarto, y Galvis, con un doble productor de dos, coronó otro racimo de tres en el quinto, que alejó a las Águilas 7-3.

Antes del desafío, el grandeliga había fallado en cinco turnos seguidos, pero este sábado logró llevar a base las cinco veces en las que consumió turno, incluido un boleto.

“El enfoque es el mismo. Como primer bate solo trato de estar en circulación para darle la oportunidad al grueso del lineup a traer las carreras”, enfatizó el falconiano.

Wilfredo Ledezma relevó a Boscán en el quinto y consiguió una doble matanza que conjuró una amenaza isleña.

En el séptimo, el zurdo permitió tres hits, pero abanicó seguido a Yunior Paumier y a Alexander Ayala, escapando sin daño en lo que pudo ser el tramo más importante del desafío.

“Ciertamente, fue un partido abierto, pero ese cero, con tres en base, fue clave. Este juego cambia pitcheo a pitcheo, gracias a Dios pudo mezclarlos bien. Pese a tambalear contra algunos rivales, Ledezma salió del inning”, destacó Nava.

Una pifia del inicialista William Saavedra, ante un batazo de Galvis, provocó la octava rayita aguilucha, en el séptimo.

Este domingo, Zulia se medirá a los Tigres del Licey en un desafío que pudiera producir un triple empate en el primer lugar, si se combina un triunfo venezolano con una derrota mexicana. Algo llevaría a definir los cruces en semis, mediante una fórmula matemática.

“Todos los juegos son importantes y vamos a ir a ganar, no a sacar cálculos”, puntualizó Nava.