Luis Ávila: “Ha sido un trabajo en equipo”

0
142

Andriw Sánchez Ruiz | Prensa LVBP | Hace tres temporadas, en la 2014-2015, Leones del Caracas quedó eliminado en la ronda regular con un récord de 29-35. La zafra siguiente el equipo mejoró notablemente (35-30), pero el experimento de la clasificación por puntos lo obligó a disputar un juego extra con Cardenales de Lara. Y la campaña anterior el registro de 27-36 fue el peor de la liga.

La racha de días navideños a merced de las dudas de poder clasificar se terminó. Los melenudos lograron su pase a enero el viernes, después de combinar la victoria sobre Caribes de Anzoátegui y la barrida que le propinó Águilas del Zulia a Tiburones de La Guaira.

Aunque era difícil predecirlo a principios de octubre –debido a la imposibilidad humana de ver el futuro-, el patrón de los capitalinos en la tabla de posición indicaba que de un momento a otro se inscribirían entre los seis conjuntos de la postemporada. Nunca, ni siquiera en los albores del torneo, estuvieron afuera de la clasificación. El lugar más bajo que ocuparon fue la sexta casilla, el 27 de octubre.

Actualmente, y al igual que Navegantes del Magallanes y Lara, observan cómo otras cinco divisas buscan un asterisco que los convierta en privilegiados. Toda esta tranquilidad, según el alto mando del club, se debe a una sola cosa: una buena labor de conjunto.

“El beisbol es, como ningún otro deporte, un trabajo en equipo, y considero que la razón principal fue esa”, dijo Luis Ávila, presidente de la organización, cuando se le preguntó sobre la clasificación temprana de Leones. “Tuvimos un cuerpo técnico que entendió mucho mejor cómo se juega en Venezuela, mucho más allá de divismos personales. El aporte de todos los jugadores, en especial aquellos que se incorporaron temprano. Y mucha química y armonía entre la oficina, técnicos y peloteros”.

Además de la evaluación gerencial, el Caracas está entre los mejores en las estadísticas colectivas del circuito. Es el tercero mejor en average con .286, al igual que en OPS (sumatoria de embasado y slugging) con .755. Cuando hay hombres en posición de anotar es la segunda ofensiva más destacada (.310 y .807). El pitcheo es el tercero más eficaz (4.01 de efectividad y 1.422 de WHIP). Solo la defensa posee inclinaciones negativas, pues amaneció este sábado con 58 errores, la segunda cantidad más alta entre los equipos.

La próxima fase de la campaña tendrá que ser afrontada por los caraquistas sin Yandy Díaz, Harold Castro, Carlos Pérez y Albert Suárez, algunas de las bajas más importantes que sufrió la manada en la segunda mitad del campeonato. No obstante, la directiva todavía espera que se celebre lo que resta de ronda regular para comenzar a hablar públicamente de qué aspectos fortalecer.

“Obviamente ahora será un campeonato diferente y cada serie será a muerte”, comentó Ávila. “Es temprano aún para hablar de refuerzos, todavía quedan posiciones por definir. Ya veremos”.